Pacífico Sur

Hace mucho tiempo, yo y la gata Sofia éramos piratas.
Nos temían y reverenciaban en todo el pacífico. Era tanto el miedo, que la corona española envió una flota de galeones para darnos cacería. Escapamos. Nos internamos en el océano profundo donde nadie se atrevía a navegar. Donde hay dragones. Con el paso de los días nuestras provisiones se fueron agotando. Empezó el hambre. La gata Sofía, con su excelente vista de gato, vio unos promontorios de roca que sobresalían del oceano en la distancia. Encontramos huevos de distintas aves marinas. Yo me trepé en las rocas y empecé a arrojarle los huevos. Ella, con mucho cuidado, los recibía. Cuando llegó la tarde y bajé hambriento, le pregunte sobre los huevos. Le dije "Dame un par de huevos gata Sofía", a lo que ella replicó "Se acabaron". La miré directo a los ojos.

Desde su hocico de gato le chorreaba clara de huevo.

Morimos de hambre.

alt

comments powered by Disqus